SITIO EN CONSTRUCCIÓN.

El héroe medieval

En el museo se ha rescatado de ese mundo de leyenda y olvido a personajes tan emblemáticos como Tristán e Iseo, se elabora un retrato de El Cid Campeador, el héroe soldado (polvo, sudor y hierro), temido y respetado por el enemigo, pero también humanizado por sus dudas, sus reacciones y sus defectos, a la vez que se destacan también sus virtudes como padre y esposo. Hay un recuerdo a  El Amadís de Gaula  el héroe de caballerías cuyas aventuras quedan recogidas en un  libro  que fue de los pocos que se salvó de la  mítica quema de la biblioteca de Don Quijote de la Mancha.  La Celestina, con  características de antihéroe y de superviviente en un mundo de hombres pondrá el punto y seguido de este período. Si bien desconectado del contexto social que aparece representado en las anteriores propuestas, la figura de William  Wallace, el guerrero que defendió a costa de su vida los derechos y libertades de los escoceses, sirve de inspirador modelo a la vez que una oportunidad para conocer y recrear el momento histórico en el que se desarrolló su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada